EL CULTO DE LOS MUERTOS


Los romanos no colocaban las tumbas en un lugar tranquilo y solitario, sino a orillas de las calzadas a la salida de las ciudades, donde los transeúntes podían contemplarlas y admirarlas.

external image tumba%2Bni%25C3%25B1o.jpgexternal image images?q=tbn:ANd9GcQWIjZpPCGoxWzFjZfBMI849UFEB9kYE3zdTripBOFqHRHx-_9nXw
En Pompeya todavía podemos contemplar las tumbas a lo largo de las calzadas que salían hacia el norte desde la Puerta de Herculano y hacia el sur desde la de Nuceria.
El ritual de un entierro romano:El entierro de un romano de elevada condición económica y social sse caracterizaba por la solemnidad del ritual. Delante de la comitiva fúnebre (pompa), iban los esclavos tocando flautas, trompas y trompetas, los portadores de antorchas, las plañideras profesionales, los bailarines y los mimos.

external image 021_ritos-funerarios_001.jpg

Ceremonia de un entierro:
Cuando se ha retirado el cadáver de la casa, se le conduce hacia el foro con los restantes ornamentos, delante de la tribuna, permaneciendo todos los asistentes alrededor; si el difunto deja un hijo mayor de edad y se encuentra presente, éste, y si no, algún otro pariente, sube a la tribuna y habla de las virtudes del fallecido y de las gestas que llevó a cabo en vida. Después de este acto entierran el cadáver y, cuando han cumplido los ritos habituales, colocan una estatua del difunto en un lugar visible de la casa, en una hornacina de madera.

external image Iglesia+de+los+capuchinos+8.jpg

Incineración e inhumación:


Las tumbas más lujosas eran sepulcros monumentales, o mausoleos en forma de templo, de torre o de casa. Las tumbas más modestas eran las fosas comunes, las individuales y los columbarios. Encima de las fosas individuales podía haber diversos tipos de monumentos funerarios:
  • una estela o una piedra con el nombre del difunto;
  • un pedestal con la dedicatoria correspondiente;
  • un ara en cuyo interior se guardaba la urna funeraria;
  • una copa de piedra en forma de baúl o hecha de tejas cubiertas de mortero imitando la misma forma. A veces, un agujero en el exterior del sepulcro comunicaba con la cavidad interior y se utilizaba para echar ofrendas que simbólicamente consumía el difunto.

external image zonafunrariatorreparedones.jpg


Las inscripciones funerarias de los Romanos:
Muchas de las inscripciones funerarias de los romanos empezaban con una invocación a los dioses Manes, o espíritus de los muertos. Efectivamente, en muchísimas inscripciones se encuentra la abreviatura D.M.S., es decir, Dis Manibus Sacrum . Es raro que figure el día de la muerte, pero acostumbra a indicarse la edad del finado, a veces incluso con especificación de los meses y los días. Además del nombre del difunto suele aparecer el nombre del familiar que encarga la lápida. Casi siempre se encuentra una expresión afectuosa para con el difunto: queridísimo, benemérito, etc.


external image cruz.jpgexternal image INSCRIPCI%C3%93N+1.+Estela+funeraria+de+Licinia+Amias,+del+siglo+III.+La+dedicatoria+Diis+Manibus+aparece+vinculada+con+la+f%C3%B3rmula+cristiana+pez+de+los+vivos.jpg